El tiempo en: Alcalá la Real
Jueves 20/06/2024  

Andalucía

La mitad de los andaluces viven en puntos calientes que empeoran la salud

Una cifra que se ha incrementando por la sustitución de las zonas verdes por áreas edificadas con materiales que absorben el calor

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Calor. -

Más de la mitad de la población de Andalucía vive en puntos urbanos calientes, zonas en las que las altas temperaturas empeoran la salud física y mental, una cifra que se ha incrementando por la sustitución de las zonas verdes por áreas edificadas con materiales que absorben el calor.

Investigadores de la Universidad de Granada han comprobado que más de la mitad de la población de Andalucía reside en áreas calificadas como "puntos urbanos calientes", aquellos espacios que se encuentran afectados por las altas temperaturas y se relacionan con el fenómeno de la isla de calor urbana.

El estudio que dirige el profesor del Departamento de Expresión Gráfica Arquitectónica y en la Ingeniería David Hidalgo García, junto a Julián Arco Díaz, ha utilizado el programa de monitorización ambiental y cambio climático Copernicus y los satélites Sentinel 3 de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Se trata del primer estudio que mide los puntos urbanos calientes y el nivel de confort térmico ambiental y se basa en el fenómeno de alteración del clima urbano denominado Isla de Calor Urbana (ICU).

Según los resultados de la investigación, el 43 % de la superficie que contemplan los planes de desarrollo de ámbito subregional entra dentro de la calificación de puntos urbanos calientes debido a las altas temperaturas.

"La importancia de este estudio no solo radica en la elevada superficie calificada como zona caliente, sino que esta alberga al 50 % de la población de Andalucía", ha apuntado Hidalgo, que ha vinculado el aumento de esta superficie con la sustitución de zonas verdes por construcciones.

Atendiendo al índice de confort térmico ambiental relacionado con el fenómeno de la isla de calor urbana, el 5 % de la población incluida en los planes reside en zonas calificadas como muy malas, mientras que un 60 % habita en zonas calificadas como malas, lo que afecta a la salud física y mental.

El trabajo ha demostrado que convertir zonas rurales o verdes en zonas urbanas construidas con materiales de alta absorción térmica, como asfalto o solerías, provoca aumentos de las temperaturas, lo que produce variaciones en el microclima local y perjudica a la salud de los habitantes.

En las últimas décadas, numerosos estudios avisan de que la transformación del paisaje generado por la expansión de las zonas urbanas constituye uno de los procesos que más acelera al cambio climático.

Esta investigación, la primera de sus características en zonas urbanas españolas, permite identificar las causas que producen estos incrementos de temperatura que afectan a la población y propone soluciones.

El estudio propone naturalizar las ciudades y reconvertir sus paisajes con el objetivo de incrementar las infraestructuras verdes urbanas, controlar las zonas rurales sin uso o sin vegetación, favorecer la rehabilitación de las edificaciones en cascos históricos y usar pavimentos permeables en las calles y aceras, entre otras opciones.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN