El tiempo en: Alcalá la Real
Jueves 22/02/2024  

Alcalá la Real

Rubén Castillo: del parque al mundo

Este joven alcalaíno es uno de los mejores jugadores de fútbol callejero en España, y ha iniciado una campaña para buscar patrocinadores

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Rubén Castillo Aceituno, jugador alcalaíno de fútbol callejero.

El fútbol callejero es una especialidad deportiva que, aunque aún poco conocida, se encuentra en auge. No usa necesariamente los requisitos de un juego formal, y básicamente requiere solo un balón y una pared, o una cerca como meta. Su popularidad creció gracias a la saga de videojuegos FIFA Street y es considerado una verdadera herramienta de transformación social, que promueve entre sus valores la integración, la tolerancia, el respeto, la solidaridad, el trabajo en equipo, y cambia la competencia por colaboración. Un alcalaíno, Rubén Castillo, es hoy por hoy uno de los mejores jugadores de España de fútbol callejero.

Tras la creación, el año pasado de la ISFA (International Street Football Association), se vienen impulsando un gran número de eventos asociados a este novedoso deporte, participar en los cuales es el verdadero sueño de muchos jóvenes del mundo que destacan en la especialidad. Es el caso de Rubén, que ha sido invitado a tomar parte en un importante torneo que se celebrará en Colombia el próximo mes de marzo. Sin embargo, participar en este evento supone para él un importante desembolso económico. Es por ello que este joven jugador ha iniciado una campaña para lograr patrocinadores que le ayuden a cumplir su sueño.

“Escogimos la calle como estadio para plasmar nuestro arte”


Nadie como el propio Rubén para hablarnos de su pasión. “Por todos es sabido que en algunos países y zonas en concreto, no existen los recursos para que un niño pueda llegar a ser futbolista o a vivir del balón. La mayoría ni siquiera alcanzan económicamente como para comprarse unas zapatillas para jugar decentemente así que ni imaginar para pagar la ficha de un club y jugar en él. Luego estamos la gran parte de nosotros (los que conformamos la ISFA) que gracias a la vida si hemos tenido la oportunidad de poder comprarnos indumentaria y medios necesarios para jugar a nivel competitivo en alguna federación pero que nunca hemos llegado a estar contentos con el sistema tan robótico que los entrenadores implantan a sus jugadores como modelo de juego”, explica.

“En consecuencia, la mayoría de nosotros, hartos de regañinas por desplegar nuestro juego y que al entrenador no le gustase porque no era lo que él había establecido en sus criterios, hemos acabado odiando la competición convencional y abandonando sus filas. La realidad es que a nadie le gusta que le corten sus alas y nosotros vemos el deporte como un arte. ¿Sabrías mencionarme algún artista que sea capaz de reflejar su talento bajo condicionantes? El arte en su máxima expresión se basa en fluir y estaréis de acuerdo conmigo en que si un jugador hace un caño a un oponente, regatea al portero y mete gol, no puede acabar con una regañina del entrenador y una sustitución a banquillo porque a él no le ha parecido correcto como lo has hecho”.

“Fluir depende de cada uno, de que en un determinado momento del juego sea capaz de tomar sus propias decisiones. Quien te levanta del asiento y te hace sentir cosas es quien hace lo inesperado y quien crea arte. Nosotros escogimos la calle como estadio para plasmar nuestro arte y la calle es de todos. La calle no entiende de escalafones, de superiores, de clases sociales. En la calle todos nos atrevemos a hacer lo que en su día en un partido federado nadie se atrevió a hacer. En definitiva, la ISFA está creando todas esas oportunidades para que cualquier niño de la calle sienta que puede ser lo que quiera, que se le valora igual que a un futbolista profesional, que su talento gusta y hace sentir cosas y sobre todo te hace soñar con que da igual de donde vengas o lo que tengas. Lo único que importa es la pasión y el amor que le pongas a hacer rodar una bola”, asegura.

Proyecto de un circuito de competiciones callejeras

“La realidad –continúa Rubén Castillo- es que la federación está poniendo todo de su parte para hacer un circuito de competiciones callejeras en países de todo el mundo durante estos dos años para acercar al próximo mundial de 2026 el fútbol convencional y el fútbol callejero. En definitiva, hacernos ver que hay futuro en este deporte. Volvamos al tema de las oportunidades y toquemos mi caso particular. Hoy estoy aquí para contaros, que cada vez estamos más cerca de conseguir todo lo que nos hemos propuesto como comunidad pero que aún necesitamos de recursos que no tenemos”.

“En marzo hay un torneo en Colombia al que la ISFA ha invitado a los mejores jugadores de fútbol callejero de cada país y sí, estoy entre ellos. El gran torneo del barrio, la cuna del fútbol callejero en Latinoamérica nos acoge ante su público con la misma ilusión que nosotros los acogimos el pasado diciembre en Salzburgo (Austria),  en el Red Bull Arena. Lamentablemente, para la mayoría de nosotros este viaje es tan costoso que nos es imposible asumirlo, y para eso estoy aquí, para buscar entre cielo, mar y tierra la manera de poder viajar a disputar ese torneo”.

“Estoy buscando llegar al mayor número de personas posibles para encontrar un patrocinador o varios que puedan cubrir los gastos de esta increíble aventura que para mí, es la más grande de mi vida. Salir a otro continente gracias al balón es para pararte a pensar. Ni siquiera lo hubiera imaginado cuando de pequeño pateaba balones en el parque de al lado de casa. El viaje es entre el 14 y el 24 de marzo y toda propuesta de patrocinio para ayuda con el viaje, estancia y dietas es bienvenida. Estoy abierto a cualquier tipo de propuesta como lo están siendo estampaciones de logo de empresa en la equipación que use en el torneo, publicidad en mis redes sociales, anuncios o incluso maletas facturadas con propaganda o productos para vender en el evento o dar a conocer tu marca o empresa. Si tú mismo no puedes pero conoces de alguien que si pueda ayudar, ya estas aportando mucho al proyecto”.

“Me encantaría que quienes quieran ayudar tengan claro que el propósito no es ganar dinero ni mucho menos, si no seguir acercando a nuestros jóvenes a la meta de que el día de mañana sea posible para cualquier niño seguir soñando con vivir del balón y dedicarse a él. Cualquier propuesta por encima del valor total del viaje será rechazada porque como os digo, no quiero dinero. Quiero seguir cumpliendo sueños para acercar los suyos a otros que han perdido la esperanza por solo jugar en la calle y no estar en un equipo. Y a aquellos que no puedan ayudar, gracias de igual modo por haberme prestado su atención. Eso ya es un paso muy grande para nosotros”, concluye Rubén Castillo, para quien el fútbol callejero lo es todo y está dispuesto a luchar para convertirlo en su modo de vida.

Las personas interesadas pueden contactar con Rubén Castillo, a través de las siguientes vías:

Teléfono:   655218746

Correo electrónico:     rubenpannanoia@gmail.com

Instagram:       rubenpannanoia

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN